facebook youtube flickr twitter

especialistas en extracción de humos y ventilación industrial

Blogs recientes

campana extractora industrial de vidrio o cristal

campana extractora industrial de vidrio o cristal

Publicado el 18.09.2014

 Desde hace ya un tiempo la normativa cambio y prohibio este tipo de campanas extractoras industriales que estan descatalogadas y fuera de normativa.

Los motivos aparte no ser sanitarios es el riesgo que conlleva a accidentes.

NORMATIVA DE VENTILACION Y EXTRACCION DE HUMOS EN COCINAS  INDUSTRIALES Y CAMPANAS EXTRACTORAS INDUSTRIALES.

El requisito general y más conocido en relación con los humos y vahos producidos en la cocción de alimentos es que éstos deben ser conducidos al exterior por un sistema de extracción que disponga de filtros retenedores de grasas (generalmente están en la campana), y que su expulsión se deba realizar por la cubierta del edificio, en un punto que supere como mínimo en 1 metro de altura cualquier edificio en 10 a la redonda, con centro en el eje de la chimenea. Estas condiciones son la que podríamos llamar "de estándar mínimo”, puede haber variaciones al alza según el tipo de combustible utilizado o el municipio, pero en ningún caso se permite realizar vertidos directamente por la fachada, ni a un patio interior, ni a nada parecido, la chimenea debe ascender hasta la cubierta.

En algunos Ayuntamientos, como el de Barcelona, se prevé un tipo actividad de restauración (mixta menor, epígrafe 2.3.2.1 en la Ciudad Condal) que admite la utilización de planchas eléctricas de hasta 3kW para preparar bocadillos calientes sin utilizar chimenea. El aire de extracción se puede filtrar (filtros de carbón activo) pero se devuelve al interior del local. Este tipo de locales se permiten con recelos, porque no es extraño que los humos acaben molestando a los vecinos y generando quejas en el Ayuntamiento.

Las chimeneas deberían ser herméticas, aunque la mayoría no lo son, y por eso la mejor configuración es que su trazado discurra a la intemperie una vez abandona el local, y lo más lejos posible de huecos ajenos (ventanas, balcones, galerías, etc), tanto por una cuestión de olores, como de propagación de incendios. Si la potencia térmica de los equipos de cocción en la cocina supera los 20kW, la chimenea debería alejarse 1.5 metros de cualquiera de estos huecos, o bien tener una resistencia al fuego EI30.

El diámetro del conducto de la chimenea limita el tamaño de la campana que podemos colocar. La dimensión característica es la superficie que cubre en planta (los equipos tienen que estar dentro de este plano). Con un diámetro de chimenea de 315 mm (estándar típico) ponemos tener campanas murales de 2m de largo, o de 2.5m, pero más allá el sistema de extracción puede dar problemas. Las campanas demandan un determinado caudal para extraer correctamente los humos que depende de su configuración (mural o tipo isla). Si aumentamos el tamaño de la campana, necesitaremos extraer más caudal de aire, y ello significa aumentar la velocidad de paso a través de la chimenea, lo cual deriva en indeseables ruidos, y en unas pérdidas de energía considerables por rozamiento.

Los ventiladores se caracterizan por tener una determinada presión de aspiración e impulsión, y tenemos que escoger un modelo que sea capaz de proporcionar la presión necesaria para vencer las pérdidas por rozamiento en la chimenea y en la campana. Si la presión que aporta el ventilador no es suficiente para vencer las pérdidas en la chimenea, el caudal de aire que moverá será mucho menor de lo que esperamos, y encima consumirá más de la cuenta.

Cada ventilador tiene su propia curva característica, una curva que relaciona presión (la energía que proporciona al sistema) y caudal que trasiega. Y por otro lado se puede calcular la curva característica del sistema, una gráfica que relaciona cómo aumentan las pérdidas de energía por rozamiento a medida que aumentamos el caudal (la velocidad de paso del aire por dentro del conducto). Esta curva se calcula fácilmente en base al tipo de material del conducto, la longitud de los tramos, el número de codos, y el tipo de campana. Para cada velocidad de paso (caudal) se obtiene unas pérdidas energéticas, que son las que deberá compensar el ventilador. Si cruzamos ambas gráficas, se obtiene el punto de trabajo del sistema, el caudal de extracción que realmente tendremos.

Otra cuestión importante a resolver con la extracción de humos es el propio caudal de aire que necesita. Una campana mural de 2.5 m requiere evacuar de la cocina 3.500 m3 a la hora de aire, mas o menos. Si tenemos una cocina de 10 m2 con una altura de 2.8 m (10m2 es el mínimo en cocinas de restaurantes en Barcelona), tendríamos una cocina con un volumen de 28 m3, lo cual significa renovar el aire de la cocina 2 veces por minuto. Ahora imaginemos que esa cocina está cerrada, y que apenas existen entradas de aire (puertas que no abren, dolor de cabeza,…). La solución a este problema es realizar una aportación de aire dentro de la propia campana, preparada para ello, de manera que este aire externo se inyecta a alta velocidad dentro de la campana creando una depresión que impulsa los gases de la cocción hacia los filtros de la campana. Este tipo de campanas se llama de inducción, y para instalarlo necesitaremos buscar un punto de aportación de aire del exterior, e impulsarlo con un ventilador por un conducto hasta el cuerpo de la campana. Si no podemos permitirnos esos lujos, lo mejor seleccionar un ventilador que extraiga menos caudal, y por otro lado abrir grandes aperturas en la cocina (cerradas con filtro de malla) para que entre aire de otras partes del local, e intentar que esta corriente provenga toda del exterior, para no llevarnos el aire climatizado.

 

El aire de extracción se clasifica como AE4 (muy alto nivel de contaminación), y no puede compartir conducto con el aire de extracción de la ventilación.

volver a las entradas del blog

servicio 24 horas

93 711 34 33

Novedades

  • extracam presenta su nueva imagen corporativa especialistas en ventilacion industrial y extraccion de humos

Contactanos

Nombre:

E-mail:

Teléfono: